domingo, 29 de junio de 2008

La cercana Caída del Vaticano y de la Religión Católica


La Isla de Patmos es una pequeña isla rocosa y desértica situada a sólo 35 kilómetros del puerto de Efeso. Aún se encuentra esta isla en su lugar pero la ciudad de Efeso como tal ya no existe.

La Isla de Patmos se halla en la costa sur-occidental de Asia Menor. Dista 48 kilómetros al sur de Samos y mide 16 kms de largo por 9 kms de ancho. En dicha isla no hay arroyos, ni árboles ni tierra fértil.

Todavía se conserva allí una oscura cueva, en la que según se afirma, vivió el anciano apóstol Juan.

En los días de la persecución de los cristianos por el Emperador Domiciano, en los años 95 y 96 d.C., el apóstol Juan, un discípulo muy querido por Jesús, fué desterrado a vivir y a sobrevivir a su suerte, en la inhóspita y desolada Isla de Patmos, a causa de la palabra de Dios y del testimonio dado de JesuCristo.

Esto tuvo que ser una dura experiencia para Juan ya que en esa fecha era un discípulo bastante anciano, probablemente el único sobreviviente de entre los testigos oculares de Jesús. Y estando Juan en la Isla de Patmos, tuvo visiones, y recibió la Revelación de Jesucristo.

Juan pudo ver detalladamente la 2ª Venida de JesuCristo a la Tierra, en visión, como si ésta fuera real, pudiendo ver nítidamente los acontecimientos que habrían de desarrollarse en el futuro. Fué JesuCristo en persona quien reveló a Juan el acontecer del tiempo venidero.


El nombre griego del libro bíblico Apokalipsis, el último de los 66 libros de La Biblia, traducido significa Revelación, la Revelación que JesuCristo hizo a Juan.

"La revelación de Jesucristo, que Dios le dió, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan". Apocalipsis cap 1 vers 1.

Así lo cuenta el propio discípulo Juan:

-"Yo, Juan, vuestro hermano, y co-partícipe vuestro en la tribulación, en el Reino y en la paciencia de Jesucristo, estaba en la Isla de Patmos, por causa de la Palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo". Apocalipsis cap 1 vers 9.

-"Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta". Apocalipsis cap 1 vers 10, 11.

"Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo. Cuando le ví, caí como muerto a sus pies. (La misma experiencia que experimentó el profeta Daniel).

Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas, yo soy el primero y el último, y el que vivo, y estuve muerto; más he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades. Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de estas". Apocalipsis cap 1, vers 17, 18 y 19.

Dios no necesita intermediarios ni vaticanos

Cuando Jesús de Nazareth apareció caminando por los caminos de Galilea y predicando por las aldeas y ciudades de Israel, la nación hebrea vivía sujeta a los dictados fanáticos de toda una institución religiosa que los sacerdotes, fariseos, y jefes del Sanedrín judío habían convertido en todo un vaticano o centro de poder político y religioso.

Estos jefes religiosos judíos nunca iban a dar ninguna bienvenida ni a reconocer al Hijo de Dios, para que les estropease sus negocios y su mangoneo y prebendas de poder de las que disfrutaban en toda la nación hebrea. De modo que no pararon hasta asesinar a Jesús, utilizando a los romanos como cortina legal.

De igual modo, si Jesús de Nazareth, en el mismo e idéntico caso similar al anterior, se presentase ante las puertas del Vaticano, diciendo que es el Hijo de Dios, recibiría el mismo o peor trato que el que recibió de parte de los sacerdotes jefes judíos: El Maestro sería rápidamente eliminado, asesinado y hecho desaparecer, ya que no les hubiera convenido para sus intereses y negocios, políticos, económicos, y religiosos, que ya tienen perfectamente montados, estructurados y bien engrasados, en todos los pueblos de la Tierra.

A ningún vaticano de la Historia de cualquier época y civilización de la Historia le interesa que venga el Hijo de Dios a arruinar su imperio de poder y ponerles en evidencia, descubriendo que no son intermediarios del Dios verdadero, sino unos farsantes estafadores y criminales.

Realmente, ¿quiénes son estos tipos extraños que llevan 2 milenios manipulando y extraviando a la humanidad, gobernándoles, imponiéndoles dogmas, acumulando riquezas, bienes, y propiedades inmensas, haciendo negocios en los mercados financieros mundiales, influyendo en toda la política mundial, bendiciendo las guerras, fomentando el paganismo, la idolatría y las creencias falsas, extrañas y antibíblicas, y cometiendo atrocidades a lo largo de toda la Historia?....

Apocalipsis. Capítulo 17. Condenación de la Gran Ramera

La Biblia llama a la Iglesia Católica "la gran ramera" y "babilonia la grande". En el capítulo 17 del libro bíblico de Apocalipsis, el apóstol Juan continúa relatando su visión revelada por JesuCristo:

"Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo diciéndome:
Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas (las aguas son los pueblos de la Tierra, como se aclara después en apocalipsis cap 17 vers 15).

Con la cual han fornicado los reyes de la Tierra, y los moradores de la Tierra se han embriagado con el vino de su fornicación.

Y me llevó el Espíritu al desierto; y ví a una mujer (Iglesia Católica en la ciudad del Vaticano) sentada sobre una bestia escarlata, llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos.

Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación; Y en su frente un nombre escrito, un misterio: Babilonia La Grande, la Madre de las Rameras y de las abominaciones de La Tierra.

Ví a la mujer ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús; y cuando la ví, quedé asombrado, con gran asombro.

Púrpura y Escarlata, dos colores distintivos de la Iglesia Católica.


Y el ángel me dijo: ¿Por qué te asombras? Yo te diré el misterio de la mujer, y de la bestia que la trae, la cual tiene siete cabezas y los diez cuernos.

La bestia que has visto, era, y no es; y está para subir del abismo e ir a perdición; y los moradores de la Tierra, aquellos cuyos nombres no estan escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida, se asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será.

Esto, para la mente que tenga sabiduría: Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer, (La ciudad del Vaticano, sede y capital de la Iglesia Católica en el mundo, se sienta sobre Roma, la ciudad de las siete colinas).

Todos los poderes, gobiernos y reinos de La Tierra están sometidos a la autoridad e influencia del Vaticano. En el actual sistema de cosas, para cualquier país común sería inútil, poco rentable y ruinoso intentar ir a la contra del Vaticano.

y son siete reyes. Cinco de ellos han caído; uno es, y el otro aún no ha venido; y cuando venga es necesario que dure breve tiempo. La bestia que era, y no es, es también el octavo; y es de entre los siete, y va a la perdición.

Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia.
Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia.

Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque El es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles.

Me dijo también: Las aguas que has visto donde la ramera se sienta, son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas.

Y los diez cuernos que viste en la bestia, éstos aborrecerán a la ramera, y la dejarán desolada y desnuda; y devorarán sus carnes, y la quemarán con fuego;

Porque Dios ha puesto en sus corazones el ejecutar lo que él quiso; ponerse de acuerdo, y dar su reino a la bestia, hasta que se cumplan las palabras de Dios.

Y la mujer que has visto es la gran ciudad (la Ciudad del Vaticano) que reina sobre los reyes de la Tierra.

Apocalipsis, capítulo 18. La Caída de Babilonia

Después de esto ví a otro ángel descender del cielo con gran poder; y la Tierra fué alumbrada con su gloria. Y clamó con voz potente, diciendo:

Ha caído, ha caído la gran Babilonia, y se ha hecho habitación de demonios, y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible.

Porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación; y los reyes de la Tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la Tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites.

El Vaticano ha colaborado y ha hecho negocios con todo tipo de regímenes políticos a lo largo de la Historia, aliándose siempre con el poder de turno, y sacando beneficios seguros en todas las circunstancias. Lo mismo ha apoyado dictadores del tercer mundo y de América del Sur, que ha colaborado con las mafias italianas u otras organizaciones secretas y criminales.

Gracias a su apoyo a Hitler y al régimen nazi, el Vaticano al final sacó tajada del H
olocausto, recogiendo el oro judío a cambio de ayudar a escapar a los jerarcas nazis hacia Sudamérica.

Y oí otra voz del cielo que decía:
Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibais parte de sus plagas; porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades.

Existe pueblo de Dios dentro de la Iglesia Católica, personas justas, obedientes y con fé en Dios, temerosas de Dios. A estos llamados y creyentes justos la Palabra de Dios les exhora y les conmina con vehemencia: "Salid de la religión católica, salid de la religión falsa, pueblo mío, cuanto antes; antes de que llegue la hora de la venganza, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas".

La destrucción del Estado Vaticano, y de Roma, vaticinada en muchas profecías


Dadle a ella como ella os ha dado, y pagadle el doble según sus obras; en el cáliz en que ella preparó bebida, preparadle a ella el doble.


El terrible castigo que le espera a la Iglesia Católica será el doble del daño que ella ha ocasionado a la humanidad, y lo recibirá con sus mismas armas, con la misma medicina y artimañas engañosas que ella ha utilizado y ha esgrimido contra los seres humanos de la Tierra.

Cuanto ella se ha glorificado y ha vivido en deleites, tanto dadle de tormento y llanto; porque dice en su corazón: Yo estoy sentada como reina, y no soy viuda, y no veré llanto;

Por lo cual en un solo día vendrán sus plagas; muerte, llanto y hambre, y será quemada con fuego; porque poderoso es Dios el Señor que la juzga.

En una sola hora será destruída por completo toda la Ciudad Vaticana. En un solo día vendrán sus plagas; muerte, llanto y hambre, y será quemada con fuego; porque poderoso es Jehovah que la juzgó. Apocalipsis cap 18 vers 8. Y el humo de su incendio subía hasta el cielo...

Y los reyes de la Tierra que han fornicado con ella, y con ella han vivido en deleites, llorarán y harán lamentación sobre ella, cuando vean el humo de su incendio, parándose lejos por el temor de su tormento, diciendo: "Ay, ay, de la gran ciudad de Babilonia, la ciudad fuerte; porque en una hora vino tu juicio!

Y los mercaderes de la Tierra lloran y hacen lamentación sobre ella, porque ninguno compra más sus mercaderías; mercaderes de oro, de plata, de piedras preciosas, de perlas, de lino fino, de púrpura, de seda, de escarlata, de toda madera olorosa, de todo objeto de marfil, de todo objeto de madera preciosa, de cobre, de hierro y de mármol; y canela, especies aromáticas, incienso, mirra, olíbano, vino, aceite, flor de harina, trigo, bestias, ovejas, caballos y carros, y esclavos, almas de hombres.

Los frutos codiciados por tu alma se apartaron de tí, y todas las cosas exquisitas y espléndidas te han faltado, y nunca más las hallarás.

Los mercaderes de estas cosas, que se han enriquecido a costa de ella, se pararán lejos por el temor de su tormento, llorando y lamentando, y diciendo:

"¡Ay, ay de la gran ciudad, que estaba vestida de lino fino, de púrpura y de escarlata, y estaba adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas!

Porque en una hora han sido consumidas tantas riquezas. Y todo piloto, y todos los que viajan en naves, y marineros, y todos los que trabajan en el mar, se pararon lejos; y viendo el humo de su incendio, dieron voces, diciendo:
¿Qué ciudad era semejante a esta gran ciudad?

Y echaron polvo sobre sus cabezas, y dieron voces, llorando y lamentando, diciendo:
¡Ay ay de la gran ciudad, en la cual todos los que tenían naves en el mar se habían enriquecido de sus riquezas; pues en una hora ha sido desolada!

Alégrate sobre ella, cielo, y vosotros, santos, apóstoles, y profetas; porque Dios os ha hecho justicia en ella.

Y un ángel poderoso tomó una piedra, como una gran piedra de molino, y la arrojó en el mar, diciendo:

"Con el mismo ímpetu será derribada Babilonia, la gran ciudad, y nunca más será hallada". Y voz de arpistas, de músicos, de flautistas y de trompeteros no se oirá más en tí; y ningún artífice de oficio alguno se hallará más en tí, ni ruido de molino se oirá más en tí.

Luz de lámpara no alumbrará más en tí, ni voz de esposo y de esposa se oirá más en tí; porque tus mercaderes eran los grandes de la Tierra; pues por tus hechicerías fueron engañadas todas las naciones. Y en ella se halló la sangre de los profetas y de los santos, y de todos los que han sido muertos en la Tierra.

El libro de Apocalipsis, en el que Juan escribe la revelación que le muestra Jesucristo, continúa después describiendo más acontecimientos en los siguientes capítulos.

Una ciudad para el Fín del Mundo: Toledo

Lo curioso del lugar de Toledo es que tiene una singularidad que la diferencia del resto de urbes de todo el mundo: la ciudad de Toledo está relacionada con el Fín de la Iglesia Católica y por consiguiente con un Cambio de Era para la humanidad.

Las Profecías de los Cronicones de Toledo, anunciadas a mitad del siglo XVI en la ciudad de Toledo, por unos misteriosos profetas llegados de fuera, vaticinaron el fín de la Iglesia Católica para cuando se descubra al mundo la conocida como La Cueva de Hércules de Toledo. La señal inequívoca será, continúan vaticinando estas Crónicas proféticas de Toledo, cuando el pez que es sostenido por el angel que hay en la Catedral, caiga al suelo del gran templo de la ciudad.


El papel que jugará la ciudad inquisitorial y católica de Toledo será importante y decisivo en el final del presente sistema de cosas, pues antes que ciudad militar, católica e inquisitorial, Toledo fué la capital hebrea de Occidente, la 2ª Jerusalén de la Tierra. Fué el Rey Salomón, hijo del Rey David y constructor del Templo de Jerusalén dedicado a Jehovah Dios, quien hace 3044 años, hacia el año 1030 antes de Cristo, construyó un emplazamiento sagrado, destinado a desempeñar un papel en el fín de la Era actual.

Antes que el Rey Salomón, el Profeta Enoc estuvo en Toledo

Pero antes del Rey Salomón, otros hombres de Yaveh ya profetizaron acerca del devenir del mundo y del fín del sistema actual. El Profeta Enoc fué el primer profeta de la humanidad, y estuvo muchos años profetizando acerca del Diluvio Universal y de los tiempos de Noé. De igual manera el Profeta Enoc profetizó acerca del Fín del Mundo.

El profeta Enoc experimentó muchas experiencias insólitas y viajes a lugares sobrenaturales, como su estancia en el interior de La Tierra. Según cuentan las ancestrales leyendas hebreas sefarditas, el Profeta Enoc, a tan temprana edad de la Historia, estuvo también en el enclave mágico de Toledo, describiendo maravillas sobrenaturales, impensables para el común de los seres humanos actuales.

Enoc y Elías están vivos y con perfecta salud, a salvo en otro lugar seguro. Reaparecerán ante los ojos asombrados del mundo, antes del Fín, para dar testimonio de la Palabra de Dios. Y otras muchas personas, como los resucitados de la Biblia, transferidos, etc.., también reaparecerán de nuevo.

Es decir, que el lugar de Toledo no es un lugar al azar ni casual ni común ni trivial, como pueda serlo cualquier ciudad, pueblo o aldea de la Tierra. Toledo ya albergaba sus grandes tesoros y secretos en la muy pretérita época antediluviana de Enoc, y ha sido un enclave escogido y preparado, por designio divino, para desempeñar un papel importante en el Cambio de Era de la Humanidad.

Enoc era un hombre justo, íntegro y obediente de Dios, y fué de tanto agrado y complacencia a los ojos de Yaveh Dios que éste le privó de la muerte y fué transferido directamente a otro lugar para que continuase viviendo eternamente, sin conocer nunca la muerte terrenal actual. Por eso Enoc está vivo y con perfecta salud a día de hoy. Génesis cap 5 vers 21 al 24. Hebreos cap 11 vers 5.

Enoc junto con Elías reaparecerán de nuevo ante la humanidad, antes del Fin, para testimonio de Jehováh y de la Palabra de Dios. Malaquías cap 4 vers 5, 6.

Libro de La Cueva de Hércules y La Mesa de Salomón